Anteriormente en Bosque del Ocaso:

- Evento Clarisse: " Quien mato a Paquirrín?"
- [Informe de John] Los no-muertos de Bosque del Ocaso

Y ahora:

La Cruzada del Ocaso
Preludio: El padre Hirsch

John compartía una cerveza con un amigo. Este vestía con una túnica marrón grisacea con capucha, propia de un monje. Hablaban de antiguas historias sucedidas en Lordaeron, ya que ambos hombres habían luchado en la misma guerra. Su nombre era Clinton Hirsch, sacerdote de la Iglesia.

Hacía unas semanas que se habían conocido, presentados por un tercero. Ambos habían servido en prácticamente las mismas batallas, hasta que John tuvo que ser enviado a Ventormenta malherido mucho antes del final.

Clinton era un sacerdote lúgubre y misterioso, con una cicatriz en su cara que cruzaba a través de su ojo derecho a causa de la herida que le había cegado del mismo. Su pelo era blanco, pero no porque fuera tan mayor, simplemente el color cambió mas pronto de lo normal. A veces la gente bromeaba sobre que eso había ocurrido porque Clinton siempre estaba preocupado por algo, en guardia, y no se permitía tomarse un día libre. Tal vez fuera eso, o los errores que había presenciado, tal vez la carga de Aquel día no era distinto, ya que Clinton no estaba allí por la cerveza si no por el hermano Eckard. Clinton conocía que fué de algunos compañeros de armas del pasado de John, y aunque descubrió que la mayoría murieron se alegró de que algunos se mantuvieran con vida, hasta donde el sacerdote sabía.

John por otro lado le explicó a Clinton todo lo que habían visto él y su compañero Aldur en el Bosque del Ocaso mientras investigaban una serie de asesinatos extraños. Los horrores de la plaga, aunque en menor medida, acechando a los aldeanos de los rincones mas abandonados del reino. Auque el padre Hirsch era un extranjero refugiado en aquellas tierras sabía tan bien como John que hacía años que los reinos habían dejado de existir, y ya solo importaba la batalla contra las fuerzas del mal.

Ahora John buscaba una solución para aquel problema, una guerra que aún estaban a tiempo de ganar. Pidió consejo a Clinton respecto si organizar un grupo y marchar al bosque era excesivo, o demasiado atrevido. El sacerdote le respondió que lo era, y aún así pensaba que era el paso correcto a seguir. Trabajaron juntos y reunieron a un grupo de voluntarios. Algunos eran jóvenes e idealistas, otros ya habían combatido a los no-muertos y no podían seguir tolerando saber que estaban tan cerca.

Los miembros llamaron al grupo la Cruzada del Ocaso, aunque a Clinton y a John les sonara demasiado pretencioso, y tras una votación se eligió sin lugar a dudas al padre Clinton Hirsch su líder. John escribió a la Iglesia para dejar constancia de lo que ocurriría y se preparó para el dia en el que volvería a la batalla.


// El plan no es erradicar a todos los no-muertos ni nada que ver con Morbent Vil, si no que será una situación con no-muertos mas controlada en una villa desolada que inventamos para otro rol. No se cuando podremos empezar esto. Digamos que se están preparando mucho... Cuesta reunir dinero para una cruzada ;(