Los orcos

  • Descripción general
  • Clan Grito de Guerra
  • Clan Lobo Gélido
  • Clan Roca Negra
  • Clan Faucedraco
  • Clan Foso Sangrante
  • Clan Sombraluna
  • Clan Mano Destrozada
  • Clanes menores

Los orcos

Los orcos son criaturas originarias de Draenor (o Dawgar, que es como lo conocen ogros y orcos). Hubo un tiempo fueron una raza muy unida. Es raro imaginárselo, pero antaño vivían escondidos de los gigantescos gronns y ogrones en las grutas y cuevas de Gorgrond. Cuando éstos fueron diezmados por los ogros los orcos pudieron salir de sus guaridas. Durante un tiempo se multiplicaron, pero cuando la comida empezó a escasear se hizo frecuente que un orco peleara con otro para asegurar el sustento a los suyos. Se disgregaron en clanes y éstos partieron en todas direcciones. Estaban obligados a competir entre sí y guardar muy bien su territorio. Los orcos no son una raza con una cultura agrícola y sedentaria tan asentada como otras pero, no obstante, eventos relativamente recientes que significaron el declive del imperio ogro permitieron a algunos clanes gozar de algo más de tranquilidad a la hora de edificar.

Son una raza que sitúa la fuerza, el honor y el combate como virtudes y elementos intrínsecos a su cultura, ya que sin ellos los orcos no habrían sobrevivido a los peligros que encierra su mundo natal. Por ejemplo, la búsqueda de fuerza para el clan llega hasta a engendrar tradiciones como ahogar a los bebés débiles o enfermos para ahorrar al clan una carga y asegurar miembros fuertes. Faltar al honor o poner en duda la fuerza o la capacidad para combatir de un orco es algo gravísimo porque significa que no es digno de pertenecer al clan. Nadie sobrevive solo en Dawgar, y es casi imposible que alguien que haya sido expulsado de su clan tenga siquiera la oportunidad de demostrar a otro su valía. Tanto es así, que ningún orco que vea su honor ultrajado dudará en hacer uso de su derecho a exigir un duelo a muerte, el mak'gora. Este duelo no es siempre a muerte y puede limitarse a aceptar sumisión al vencedor, pero muchos prefieren la muerte antes que poner en entredicho su fuerza. Tampoco su uso es exclusivo para defenderse de ataques al honor sino que también se puede ejercer ese derecho para desbancar al caudillo del liderazgo.

Aquellos que trabajan contra su propio clan o han cometido una transgresión demasiado grave no tienen siquiera la oportunidad de buscar suerte, y tampoco pueden defenderse con un mak'gora, ya que es demasiado sagrado como para ser usado por traidores. En su lugar, el orco es ajusticiado o algo peor: se convierte en peón. Los peones son traidores, criminales y desertores lo suficientemente cobardes como para preferir vivir como escoria. Cuentan con el desprecio de todo el clan y trabajando hasta la extenuación sólo porque prefieren vivir a cualquier costa antes que aceptar su muerte. Un peón es siempre un peón, no hay perdón para un peón y están marcados para siempre como tales. La condena es permanente.

Otra característica de la cultura orca es su carácter comunal. Los niños (a los que llaman cachorros) mantienen lazos muy fuertes con sus padres biológicos y se enorgullecen de ser sus hijos, pero en la crianza todos los adultos son responsables de ellos. Se crían juntos y aprenden de todos los miembros del clan, algo que hace que todos estén más unidos y les sea más llevadero el duelo si mueren sus padres.

Los orcos son una raza muy espiritual y con un culto a sus antepasados y los elementos muy arraigado. Hace mucho que los orcos recibieron la llamada de los elementos, quienes enseñarían sus filosofías y acogerían a sus espíritus tras la muerte. Si el orco es digno su espíritu se mantendría para proteger y guiar al clan desde el más allá con los espíritus elementales. Los encargados de hacer de canal entre ambos planos y mantener vivo el compromiso de los orcos con sus protectores recae en manos de los chamanes: los curanderos y los sabios orcos.

Por último, los orcos consideran la montaña de diamante Oshu'gun y el Trono de los Elementos como principales lugares sagrados. El primero está más vinculado con los espíritus orcos y acoge el Kosh'harg, un festival bianual que reúne a todos los clanes cada equinoccio. El segundo está unido estrechamente con los espíritus elementales, que se manifiestan allí con mayor facilidad. Ambos están en Nagrand.

Clan Grito de Guerra

El clan recibe su nombre por sus rugidos y ensordecedores tambores antes de cada batalla, además de por el sonido característico de armas y herramientas de combate: usan bramaderas, placas de madera, hueso o metal atadas a una cuerda que con un movimiento parecido al de una honda, emite un sonido profundo y audible a grandes distancias. Además, algunas de sus armas, como la célebre Aulladora, se hicieron con el objetivo de producir sonidos parecidos a aullidos y quejidos al golpear.

Los Grito de Guerra emigraron desde Gorgrond hasta Nagrand. Vivían con enfrentamientos constantes con el imperio Gorian por su propia supervivencia, lo que hizo de este clan uno de los más combativos y violentos, pero también de los mejores en cuestiones estratégicas. Aunque pudiera usar los ataques frontales ocasionalmente, el clan nunca descartó los ataques relámpagos y las tácticas de desgaste. Lo que conseguían en sus escaramuzas y en la naturaleza era suficiente para que el clan creciera mucho en número. Su prosperidad y fuerza hizo de ellos un ejemplo y un enemigo a temer para otros muchos clanes. El clan marcaba a la entrada de la tienda de cada familia con una pica adornada con las calaveras de antiguos y célebres enemigos o con el nombre de batallas en las que la familia hubiera conseguido gran honor.

También es típico que cada miembro del clan exhiba al cuello un trofeo de su primera muerte. Sus guerreros de élite reciben el nombre de jinetes de lobo. Para que el clan le considerara digno, debía llevar un gran pedrusco a las espaldas hasta detrás de las filas enemigas y colocarlo en un punto visible para exhibirlo. Si lo conseguía, debía doblegar al huargo más grande de una manada frente al resto de lobos y quebrar su voluntad, para después subirse a sus espaldas y conducirlo hasta el desfiladero más alto de Nagrand. Si el huargo no había sido doblegado lo suficiente podría aprovechar para tirarlo hasta su muerte. Si volvía, lo hacía con todos los honores.
En la actualidad el clan Grito de Guerra es el más numeroso de la Horda. La aplastante mayoría de orcos que viajaron a Kalimdor con Thrall formaba parte de este clan.

Clan Lobo Gélido

Los Lobo Gélido se asentaron en la Cresta Fuego Glacial, una zona montañosa y gélida al noroeste de Draenor. Pese a enorgullecerse de ser tradicionalista se trata de un clan con concepciones muy distintas a las del resto, y rechazan aquellas como el deshacerse de cachorros débiles. Valoran principalmente la unidad, la familia y la cooperación, incluso con otros clanes como el Garra Blanca, con el que comparten muchas perspectivas.

Abogan por resistir a su "bestia" interior, y suprimir la ira salvaje que sienten los orcos porque sostienen que sucumbir a ella convierte a los orcos en sus mayores enemigos y descartan la búsqueda de dominación del territorio y buscan adaptarse a él. De hecho reciben el nombre de Lobo Gélido porque en lugar de dominar y doblegar a los lobos y huargos como hacen la mayoría de clanes ellos han construido una relación de ayuda mutua con ellos. El clan caza junto con lobos, que son sus compañeros y guardianes, algo que se ha convertido en uno de los pilares fundamentales de su cultura. Aquel orco que quiera ganarse respeto y estatus dentro del clan debe partir solo y encontrar un lobo salvaje. Comerá, dormirá y cazará con él hasta construir un lazo de por vida. Este es un hito que muy pocos consiguen. Además, los Lobo Gélido pueden conseguir su compañero mediante un ritual llamado Elección en el que una cría de lobo nacida en el seno del clan elige de entre los jóvenes su compañero. Es tradición que el compañero elegido por su lobo lleve consigo el primer colmillo de leche del lobo como amuleto.

No obstante, los Lobo Gélido son guerreros expertos y respetados y sus chamanes gozan de gran reputación. Sus pocas ansias expansionistas y su talante en pos del diálogo provocan desprecio y afecto a partes iguales. No son un clan demasiado numeroso, pero aumentaron en número cuando el resto de clanes de Fuego Glacial desaparecieron.
En la actualidad muchos miembros del clan viven en las montañas de Alterac, fieles a la Horda de Thrall. El apenas haber participado en las guerras y la dificultad del terreno -a la que ya estaban con creces acostumbrados- hizo que no le mereciera la pena a la Alianza perseguirlos. El resto siguió a Thrall al otro lado del océano. Los Lobo Gélido son una fuerza considerable, sólo superados por los Grito de Guerra.

Clan Roca Negra

El clan Roca Negra permaneció en Gorgrond, una zona montañosa y seca salvo por las zonas de oasis, rica en minerales. Es un clan asentado en las cuevas y galerías de la cordillera, conocido por su disciplina militar y por la extracción de un metal, la roca negra o rocanegra. Mientras que el resto de clanes son nómadas, los Roca Negra construyeron forjas y fortalezas. Fueron capaces de rechazar las invasiones de los ogros a su territorio y reclamarlo para sí.

Los orcos Roca Negra tienen una tonalidad de piel oscura y grisácea que sobrevive incluso a la corrupción vil. Se cree que, del mismo modo que con los enanos Hierro Negro, vivir en galerías y en contacto tan continuado con los metales ha afectado a todo el clan. No obstante, también se baraja la posibilidad de que fuera el chamanismo el que les cambiara de esa forma. La rocanegra es un metal duro y difícil de trabajar, pero el clan ha perfeccionado técnicas para trabajarlo que requieren de ayuda elemental. Los chamanes del clan veneran sobre todo a los elementales de fuego a cambio de su asistencia en las forjas. La influencia del fuego elemental, aparte de ser la opción más lógica para explicar su piel, es posiblemente también causante de la agresividad del clan.

Son un clan poderoso, que rechaza con mayor violencia que cualquier otro clan la debilidad. Respetan las tradiciones orcas y tienen las suyas propias, como que los cachorros varones no se corten el cabello hasta haber alcanzado la madurez, cuando se lo raparán cada día. Son con diferencia el clan más ambicioso (a excepción del efímero clan Cazatormentas, formado en exclusiva por brujos). Tras la invasión de Azeroth y la disolución de la Vieja Horda, el clan Roca Negra lideró la Horda Oscura, que mantiene su culto a los demonios y adora a Nefarian y los Dioses Oscuros.

Clan Faucedraco

Los Faucedraco (o Nelghor shomash, que traducido del orco significa "llanto de las bestias") son un clan asentado en Gorgrond, muy cerca de la frontera con la Cresta Fuego Glacial. Se les conoce por domar rylaks, bestias voladoras bicéfalas parecidas a los dracoleones, En Azeroth se les conoce como Faucedraco por haber sido capaces de subyugar dragones rojos para la batalla.

Es un clan poco numeroso, pero muy respetado por sus jinetes de rylek. Al igual que los Roca Negra, los Faucedraco tienen un color de piel algo peculiar. También es grisáceo, pero suele ser más claro y verdoso. Otro rasgo importante es que todos los adultos tienen grabada una cabeza de rylek (o de dragón) mediante escarificación.

Su cultura y tradiciones son bastante cercanas a los Grito de Guerra y los Roca Negra. Al igual que los Grito de Guerra los Faucedraco deben pasar una peligrosa prueba para convertirse en abanderados del clan. Deben quebrar la voluntad de un rylek y montarlo, una auténtica proeza teniendo en cuenta la fiereza y resistencia de esas criaturas. El parecido que guardan con los Roca Negra es su disciplina, que pese a no ser tan marcada, es también reconocida. Siguiendo sus tradiciones ningún miembro del clan caza cuando van a la guerra, sino que consiguen la comida de las frías manos de sus enemigos. La posible falta de comida suele motivar que los guerreros estén motivados, y ninguno de ellos rompe esta costumbre. Otra costumbre es no darle nombre a sus bestias hasta que ellas se lo hayan ganado.

Se les empezó a conocer como Faucedraco cuando, usando sus conocimientos de doma de animales voladores y magia vil, consiguieron doblegar a la propia Reina de Dragones y su progenie. Montaban dragones rojos en el combate y se convirtieron en una auténtica pesadilla para la Alianza. En la actualidad el clan permanece vivo sobre todo en comunidades de los Humedales y las Tierras Altas. La gran mayoría forma parte de la Horda Oscura.

Clan Foso Sangrante

Hubo orcos que se asentaron en la jungla de Tanaan, al sureste de Gorgrond. Allí encontraron caza en abundancia, pero también un entorno tremendamente hostil. Era una lucha constante contra botani, predadores, plantas venenosas y terreno difícil. Además, no tardaron en descubrir que algunas cavernas de Tanaan resonaban con un poder oscuro. Esa cacofonía dotaba de gran fuerza a quienes estaban cerca, pero aquellos que no tenían la suficiente fortaleza mental quedaban irremediablemente locos. Aquellos que conservaron la cordura pertenecen al clan Foso Sangrante. Los que no, integran el clan Mascahuesos.

Son un clan tremendamente supersticioso. Pese a no estar locos, los Foso Sangrante son inquietantes, sombríos y salvajes a más no poder. Aprendieron a perfeccionar la magia contenida en Tanaan a través de rituales y hierbas alucinógenas: la magia de sangre orca. Es una magia parecida a la de los médicos brujos, pero que requiere incluso más sacrificio. Entre las cosas que los ritualistas Foso Sangrante podían hacer estaba adivinar la muerte de alguien, causar mutaciones y provocar furia asesina.

Los Foso Sangrante son un clan con una versión distinta del honor. Para ellos la supervivencia adquiere una mayor importancia que el honor. No obstante eso no les convierte en traidores o mentirosos. Simplemente son capaces de barajar opciones y tácticas como el uso de venenos, de las emboscadas o de trampas para conseguir la victoria en vez de hacer alardes de fuerza sin sentido. Tanaan no permite hacer tales concesiones.

Los caudillos Foso Sangrante encuentran consuelo en la certeza de sus muertes. Se someten a un ritual de magia de sangre que les muestra cuál será su final. Sabiendo cuándo van a morir se lanzan sin ningún tipo de miedo a la batalla, pues ya saben si les pasará algo o no.

Salvo por los pocos Foso Sangrante supervivientes de los campos de internamiento en la actualidad el clan está irrevocablemente corrompido por la magia vil, El grueso del clan deambula por lo que una vez fue Tanaan, en Terrallende.

Clan Sombraluna

Un clan místico y relativamente pacífico que se asentó en un lejano valle, al que bautizarían como Sombraluna, y que les acabaría dando nombre a ellos. El valle, pese a estar muy alejado, no era tan peligroso como otros lugares de Draenor así que pudieron vivir cómodos y tranquilos. Pero su tranquilidad trajo consigo contemplación, y en ella surgieron preguntas sobre su origen, sobre el destino y sobre el papel que jugaban en el mundo. Los místicos del clan elevaban la vista hacia el firmamento y trataban de desentrañar sus secretos. Los Sombraluna son un clan calmado y sosegado dentro de los estándares orcos. Son los mejores chamanes de Draenor y atesoran gran parte del conocimiento orco.

Durante siglos el clan grababa en piedra sus movimientos y fenómenos y realizaba rituales para honrar a sus antepasados y auspiciar la buena suerte entre los suyos. Algunos sabios decidieron peregrinar por el mundo esperando escuchar la voz de lo divino y su viaje les llevó hasta un enorme cráneo de piedra en las montañas de Nagrand, donde escucharon las voces de los elementos. Para honrar la sabiduría de los espíritus elementales, erigieron un templo en ese mismo lugar, el Trono de los Elementos, y recorrieron el mundo enseñándole al resto de clanes el camino hacia el chamanismo.

Los Sombraluna se conviertieron en el clan más respetado y prestigioso de todos los clanes. No por las conquistas ni por los logros de fuerza, sino por su sabiduría y lealtad hacia los elementos y los orcos. El resto de clanes les consultaba antes de hacer cualquier decisión realmente importante, como invadir o no territorios del imperio Gorian. A su vez, los Sombraluna consultaban ritualmente a los ancestros del clan. Eran además un símbolo de unión, ya que celebraron todos los festivales de Kosh'harg, celebrados cada equinoccio a la sombra de Oshu'gun.

En los eventos previos que significaron la invasión de Azeroth, el clan fue corrompido por la Legión mediante engaños. Dieron la espalda a los elementos y se dejaron engatusar por el rujo Gul'dan. Lideraban al resto de orcos en la invasión y llevaban a cabo rituales de magia vil. En la actualidad quedan muy pocos miembros del clan. La mayoría son brujos, pero aún quedan algunos chamanes que se negaron a rechazar a quienes siempre les habían guiado y a abandonar sus costumbres.

Clan Mano Destrozada

Se trata de un clan de muy reciente nacimiento que se asentó bajo las Cumbres de Arakk. Estaba originalmente formado por orcos de todos los clanes, capturados y obligados a luchar contra su voluntad y a traicionar sus principios para poder sobrevivir. Eran los esclavos y gladiadores de los ogros que pudieron escapar y masacrar a sus amos. La ira que los años de cautiverio cocinaron a fuego lento marcó para siempre su mentalidad. Las penurias y el aislamiento del resto de clanes, así como la ausencia de reglas entre los gladiadores del imperio ogro, hizo que el clan no le terminase por encontrar demasiado sentido al concepto típico del honor orco.

Reciben su nombre en honor a su fundador, Kargath Garrafilada, quien fue el primero en liberarse de sus cadenas cortándose su propia mano. Animó al resto a hacerlo y se colocó una enorme cuchilla en su muñón para matar a todos los ogros que pudiese. Los miembros más veteranos del clan, entonces, se aplastaron la mano y se la rebanaron en honor a su caudillo. Actualmente no es requisito indispensable hacer tal cosa, pero sí es costumbre automutilarse tras cada victoria, hasta el punto que con el tiempo es imposible disinguir en un Mano Destrozada las cicatrices hechas por el enemigo de aquellas que se produjo él mismo. Sostienen y creen a pies juntillas que el dolor purifica y fortalece. La veracidad de esa afirmación no está clara, pero lo que sí es cierto es que el dolor les une profundamente.

En la actualidad el clan es más una organización. Acepta a miembros de todas las razas afines a la Horda y es el encargado de llevar a cabo asesinatos, extorsiones, torturas y raptos en su nombre. Es un recurso que no se suele emplear muy a menudo, ya que rompe con lo que la Horda defiende, pero a menudo es necesario combatir el fuego con el fuego.

Clanes menores

Filo Ardiente

Se trata de un clan seminómada asentado en la frontera entre Talador y Nagrand. Es famoso por sus maestros de espadas cuya disciplina contrasta con el salvajismo del resto de miembros del clan. Estos espadachines eran capaces de moverse tan rápido que parecía que estuvieran en muchos sitios a la vez. Los chamanes de este clan seguían principalmente a los espíritus de fuego. De hecho, tenían un vínculo tan grande que eran capaces de manejar la escritura rúnica asociada a estos elementales, lo que confería poder a sus armas

Abrazó pronto la magia vil y sobrevive sobre todo como una facción de brujos del Martillo Crepuscular. No obstante, algunos conservan aún su lealtad a la Horda y trabajan contra el grueso de su propio clan.

Riecráneos

Un clan en la frontera entre Gorgrond y Nagrand. Conocidos por ser unos auténticos maníacos y embusteros. Capaces de una brutalidad tan gratuíta como extrema. Sus tácticas no tenían nada de honorables, pero demostraban con creces su fuerza. De hecho, recibían ese nombre por su enfermiza obsesión con la muerte y el poco apego que tenían a su propia vida. Se adornaban con los huesos de sus enemigos y usaban los cráneos de sus enemigos para hacer cascos y máscaras.
Saltaban a la batalla entre aterradoras carcajadas y canturreaban felizmente descuartizando cadáveres. Se cree que se comportaban así para responder a la inmensa brutalidad con las que se les había tratado a ellos. Está casi extinto, ya que su afán de reírse de la muerte hizo que muchos la experimentaran demasiado pronto. Los que quedan son orcos viles o están en la Horda.


Señor del Trueno

Era un clan nómada del este de Cresta Fuego Glacial. Un clan orgulloso que ganó su libertad al acabar con los ogros que les apresaban. Cazaban ogrones y gronns, lo cual podía alimentar al clan durante semanas, pero les exponía a terribles peligros. Eran expertos cazadores, y su experiencia permitió a la Vieja Horda hacerse con gran cantidad de bestias para que sirvieran como montura. No sobrevivió a la destrucción de Draenor y la invasión de Azeroth, pero es posible que aún quede algún Señor del Trueno en alguna parte.